lunes, 25 de octubre de 2010

LA CONQUISTA DEL IMPERIO DE YANG.

En tiempos remotos vivía En China un rey llamado Yang.
Este rey, harto de los placeres de la vida mundana, se hundió en la melancolía y el aburrimiento.
Entonces convocó a su ministro, el arquitecto Lao y se quejó de su malestar, del sufrimiento y del hastío y le ordenó:


- ¡Construyeme el más formidable laberinto jamás imaginado!
En siete años quiero verlo edificado en esta llanura que hay ante mi y luego marcharé a conquistarlo.
Si descubro el centro serás decapitado.
Si me pierdo en él reinaras sobre mi imperio.



Sin embargo, el arquitecto reemprendió el curso de sus actividades habituales y pareció olvidarse del encargo.
El ultimo día del séptimo año, el emperador Yang llamó al arquitecto y le preguntó donde estaba aquel laberinto, el más formidable nunca soñado. Entonces, Lao le ofreció un libro diciendo: 





- Aquí lo tienes, es la historia de tu vida. Cuando hayas encontrado el centro, podrás descargar tu sable sobre mi cuello.

Así fue como Lao conquistó el imperio de Yang, pero evidentemente rehusó el cetro y el poder, puesto que poseía algo más valioso: sabiduría. 

Aplícate el cuento.

5 comentarios:

  1. Mira... un fondo muy apropiado para las fechas!! :)
    No te apures por nada, te entiendo perfectamente.
    Estos juegos para mí también son un poco especiales, soy algo reservada también, aunque he hecho un poquito de esfuerzo ...como tampoco cuento nada demasiado particular. Me daba cosa no colaborar, pero me gusta tu posición y tu decisión, he sido más deeeébil... jajajaa

    Igualmente tus platazos y tu arte curinario es la bomba!!

    Un besazo guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Casita de piedra,
    Agradezco tus palabras y el que no te lo hayas tomado mal.
    Un besazo wapa!!

    ResponderEliminar
  3. Y de nuevo la sabiduría superó el poder brutal, claro que es un cuento, en la realidad, le hubiera cortado el cuello por dejarlo en evidencia.

    ResponderEliminar
  4. También es sabia tu opinión, Pilar.
    Gracias por venir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar